Vivimos en un mundo que, en su mayor parte, ya está diseñado y construido. Existen múltiples soluciones a casi todos los problemas, pero crear algo único, a medida y personal, requiere un esfuerzo, un tiempo y una dedicación que no todos están dispuestos a asumir. Nos gusta pensar que la arquitectura define nuestras vidas, y la tuya también. Cada proyecto, cada momento, es único y especial.

Consideramos que la arquitectura es, o debería ser, personal y queremos que los espacios que habitas reflejen tu identidad, que conecten contigo.

Para conseguirlo, aquí te contamos como trabajamos. ¿Nos acompañas?

Así trabajamos

1. Conocerte a ti y a tu proyecto

El primer paso es conocernos, nos encantaría conocerte a ti y a tu proyecto.

Este primer encuentro es muy importante, y puede ser en nuestra oficina, en tu casa o simplemente tomando un café. Así, nos podrás contar quién y cómo eres, qué te gusta y qué te ilusiona, cómo vives y cómo quieres vivir, qué ideas tienes y qué quieres conseguir.

Todos tenemos un arquitecto dentro y no podemos negar la gran ilusión que produce iniciar un proyecto así (a nosotros también). Probablemente tienes ya un montón de ideas y sabes como quieres que sean todos los espacios de tu proyecto.

De esta primera reunión obtendremos las pautas básicas que guiarán el desarrollo de tu vivienda, de tu empresa o de lo que tu quieras.

¿Te gusta organizar cenas con tus amigos? ¿Te consideras una persona ordenada? ¿Quizás te gusta cocinar? ¿Necesitas un rincón para relajarte? Nos gustaría conocerte mejor porque hasta el más mínimo detalle ayudará a conseguir un resultado perfecto para ti.

2. Definir los objetivos

Una vez que nos conocemos, le daremos forma a tu proyecto en una fase que podemos llamar de concepto, estudio previo o anteproyecto y que será sencillamente la guía que marque el desarrollo del proyecto entero.

En ella, no te daremos un documento técnico al detalle, no hablaremos de normativas ni de pesados aspectos legales (de lo cual nos ocupamos nosotros), y tampoco limitaremos las propuestas a otros factores.

Lo que si te daremos será una o varias presentaciones personalizadas para ti y tu estilo de vida, con planos, dibujos, distribuciones, imágenes realistas, maquetas y/o referencias. Es decir, con todo lo necesario para ir definiendo las diferentes ideas y soluciones, tomar las primeras decisiones y establecer los conceptos clave sobre los que crear tu proyecto.  

Esta fase es probablemente la más importante, y queremos que disfrutes de todo el proceso, ya que si de lo que estamos hablando es del proyecto de tu vivienda, sabemos que ésta estará presente a lo largo de toda tu vida, y la de los tuyos, y te queremos ayudar a definir no solo tu casa, que no es únicamente un bien material, sino también la forma en que quieres vivirla. Por otro lado, en caso de que tengas un negocio, determinaremos qué quieres transmitir, qué tipo de clientes quieres atraer y cómo quieres hacerlos sentir.

3. El Proyecto Básico

Con tus objetivos y el anteproyecto definidos, redactaremos el proyecto básico, un documento que refleja las características básicas del proyecto, adecuando las ideas y conceptos que hemos establecido en la fase anterior a la normativa vigente y al presupuesto destinado al proyecto.

Es también el documento que recoge los aspectos urbanísticos de tu proyecto y que te permitirá solicitar la licencia de obras.

4. Definir los detalles

Una vez que tenemos fijados los aspectos básicos de tu proyecto, desarrollaremos otra presentación (más enfocada al interior) para proponerte una serie de acabados, materiales, equipamiento y elementos que definan tu proyecto, de los cuales tu podrás elegir los que más te gusten y los que realmente se ajusten a tu estilo de vida. Para ello, podremos visitar galerías, almacenes y showrooms para conocer las diferentes opciones del mercado, ver muestras y valorar proveedores.

Toda la información recogida en esta fase aparecerá posteriormente en el proyecto completo, incluyendo fichas explicativas de cada elemento para facilitar la adecuada ejecución de cada detalle.

5. El Proyecto de Ejecución

Ésta es la última fase antes de empezar la obra, en la cual redactaremos un documento que recoga al detalle todo lo que compone tu proyecto. Concretaremos como construir cada elemento, calcularemos la estructura y las instalaciones, definiremos cada material y cada acabado y generaremos un presupuesto detallado de la obra. Todo esto, teniendo en cuenta siempre el cumplimiento de la normativa y tus necesidades.

De esta forma produciremos la documentación necesaria para poder empezar tu obra.

En casos en los que el proyecto no es demasiado complejo, es posible desarrollar el Proyecto Básico y el Proyecto de Ejecución juntos, acelerando así el proceso.

6. Seguimiento contínuo

Nos comprometemos a supervisar personalmente la ejecución de la obra en todos sus aspectos, desde los detalles técnicos hasta el último acabado. Así podremos asegurarte que el resultado final sea tal y como lo hemos definido contigo.